¡Respira! ¿Qué fácil verdad? Ese acto involuntario que hacemos sin ser conscientes la mayoría de nosotros. Pero… ¿sabemos respirar? ¿nos paramos a respirar? ¿Somos conscientes de que la respiración nos mantiene vivos?

El ritmo ajetreado de vida que llevamos no nos permite darnos cuenta de estas cosas. Cuántas veces he escuchado: no tengo tiempo de parar, o de meditar o de relajarme, y es precisamente ahí, en ese mismo instante, cuando debes hacerlo, es cuando más lo necesitas. ¿No tienes tiempo de vivir entonces?.

Una persona me dijo una vez que cuando estuviera muy nerviosa o estresada, saliera de la sala, contase hasta diez y volviese a entrar. Parece un dicho al que no hacemos caso, pero escucha: ¡FUNCIONA!. Haces diez respiraciones lentas y baja el nivel de estrés, disminuye la presión arterial, se reduce la ansiedad, favorece el funcionamiento del sistema nervioso y sobre todo: ERES CONSCIENTE DE LA VIDA.

¿Cuánto tiempo te dedicas a tí al día? Y no me refiero a trabajar o a atender a tus hijos o a comer. Cuánto tiempo descansas, paras para relajarte, observas realmente con plena atención lo que hacer o lo que ves, lo que comes…

Respirar es vivir, vivir es ser conscientes, ser conscientes es cuidarnos, mimarnos, darnos valor, observarnos y entender que por no parar aunque sea un par de veces al día, podemos enfermar. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

 

PARA, #RESPIRA, DA GRACIAS Y SIGUE.

Marta Rodríguez

Marta Rodríguez

Naturópata

Educación, psicoterapia & logopedia
Coaching
Terapia floral (flores de bach) & Naturopatía
Análisis de Cábala o kabbalah

Tu árbol de la vida