La salud emocional y el autoestima son probablemente dos de los temas estrella en época de pandemia mundial como la que estamos viviendo en este momento a nivel global. Dos temas de los que debemos ocuparnos para que no se conviertan en preocupación. A veces es muy complicado poder gestionar una situación como la que se está dando por el Covid-19 y por eso ponernos en manos de expertos o especialistas en la materia puede ayudarnos a superar esta crisis de la mejor manera posible. Amanda Guadamillas, es psicóloga experimentada en estas materias y por eso hemos querido que nos resuelva algunas dudas. 

Recientemente nuestra psicóloga invitada ha creado un proyecto bajo el sello Psicología con Swing un espacio abierto al mundo a través del cual podríamos desarrollarnos personalmente con diferentes técnicas que Amanda Guadamillas lleva poniendo en práctica desde hace más de 15 años. Terapias grupales y colectivas, pero también sesiones individuales que pueden ayudarnos en nuestro desarrollo personal y emocional. Ella misma nos cuenta los detalles.

¿Amanda, qué es exactamente Psicología con Swing?

Psicología con Swing es un espacio divulgativo y también de impulso y desarrollo personal. Swing es una palabra que designa el movimiento, el movimiento vital, el movimiento de oscilación de un columpio, el movimiento que hacen los jugadores de golf para lanzar la pelota… y también es una música que con sus bailes a mí me motiva, me impulsa y además a nivel social el swing también es un movimiento que a mí me ha revolucionado la vida y que en su origen fue también una revolución. Hago ese juego de palabras con el swing porque la emoción es movimiento, y porque dentro de mis sesiones como psicóloga está muy presente el movimiento físico. También en la parte divulgativa a veces me sirvo de los elementos del swing o del movimiento para explicar o ejemplificar cosas

Es un proyecto que llevaba mucho tiempo en mi cabeza y que empecé a gestar hace año y medio. Y lo que sucede a veces con las crisis: que a veces nos dan la “la oportunidad” de reinventarnos: Antes del confinamiento yo efectuaba todas mis sesiones presenciales y ahora estoy descubriendo el mundo online.

Swing es una palabra que designa el movimiento, el movimiento vital

Precisamente ese movimiento físico está muy presente en los talleres que has estado impartiendo online durante el confinamiento, talleres que tal vez retomes más adelante, según nos comentabas, pero ¿en han consistido exactamente?

Con el objetivo de aumentar el ánimo y reducir la ansiedad he estado proponiendo sesiones de movimiento corporal y risoterapia. A través del recurso de la música y el movimiento y también de  ejercicios de risoterapia hemos conectado y soltado el cuerpo, y conectado con la sensación de libertad y fluidez en pleno confinamiento.

A este respecto quiero contante también que me siento profundamente agradecida por todas las personas que han venido a compartir su energía, con mucha entrega. Ha sido muy bello compartir en la distancia estas sesiones con personas muy diversas. Compartir el movimiento físico y también el emocional y el reflexivo (que también ha habido tiempos para conectar con la palabra).

Ahora en la desescalada estoy preparando otros nuevos y espero volver a los presenciales pronto.

La risoterapia me parece un mundo apasionante, cada vez se sabe más de esta dinámica y de la necesidad de la misma, ¿reír es tan saludable como nos cuentan?

Reír es muy saludable. Y sabemos que realizar algunos ejercicios que imiten los sonidos de la risa también lo es.  La risa tiene efectos significativos en el alivio del estrés, la ansiedad, el dolor, ayuda a subir las defensas, y muchos otros beneficios a nivel físico y emocional, que por cierto estudia la Gelotología.

En todos los talleres que he llevado a cabo el objetivo es sentir libertad para reír, y también libertad para no hacerlo. Igual que libertad para llorar o bailar. Creo es hermoso y saludable poder detenernos y abrazarnos en lo que haya: en las ganas de reír, en las ganas de llorar, e incluso en las no ganas también.

¿Qué podemos hacer para sentirnos mejor con nuestras emociones ahora y en cualquier momento complicado?

Creo que en el “darnos permiso” y entender lo que sentimos puede haber una clave. Estamos viviendo un situación completamente excepcional y es esperable que nuestra emotividad no sea como siempre. Creo que es normal y muy saludable dejar salir sin juzgar nuestras ganas de llorar, de reír… permitirnos esos ratos de estar enfadada, de sentir incertidumbre, temor…

Tendemos a catalogar las emociones como negativas o positivas. Y aunque algunas son más confortables y otras más incómodas, todas son necesarias.  Están ahí para acunarnos en un movimiento, en una alerta.

Fíjate que hablábamos del swing como movimiento, pero es que la palabra emoción etimológicamente significa mover. Las emociones tienen el propósito de movernos, movernos en una dirección… cada emoción nos mueve de una manera distinta.

Por ejemplo, el miedo sigue un movimiento hacia atrás. Si viene un coche que me va a atropellar, rápidamente me aparto. Puedo hacer eso gracias a que mi emoción es más rápida que mi razón y emito una respuesta automática. Ahora mismo el miedo nos puede estar protegiendo  de enfermar o contagiar a otra persona. Tener ese miedo me salva. Pero es distinto que yo tenga miedo a que el miedo sea quien me tiene a mi, presa.

Y no sé a ti, pero a mí mi miedo me suele apresar cuando es anticipatorio, o está en mi imaginario y no en mi realidad. En este sentido me es útil enfocarme en el presente.

La tristeza me permite ir hacia dentro y explorar qué me está sucediendo. Y sacarla hacia afuera llorando puede ser un alivio tremendo. Yo invito a cambiar el “No llores” por “¡Llora! desahogate, sácalo…” La alegría es un movimiento hacia afuera, y también es capaz de brotar, como una flor, en medio del dolor…lo que podemos hacer para sentirnos mejor con nuestras emociones es, sencillamente VIVIRLAS.

¿Puede ser que en la cuarentena las emociones estén siendo cíclicas?

Las emociones se acompasan en cada fase o periodo con y sin cuarentena…

Desde que se inició el estado de alarma hemos pasado por múltiples situaciones excepcionales. Nuestro organismo ha estado tratando de adaptarse a algo completamente desconocido y novedoso. En cada etapa del confinamiento, y ahora en la desescalada también vamos necesitando cosas diferentes y vamos entrando en ciclos emocionales distintos.

Si al principio era muy habitual escuchar hablar de la montaña rusa emocional, luego de cansancio y de estado de ánimo bajo ahora es común escuchar ese nuevo término para definir la sobreadaptación al confinamiento, llamado el síndrome de la cabaña. A mí personalmente no me entusiasma esta etiqueta, pero es la que se está utilizando para hablar del miedo a salir a la calle o tener contacto con personas fuera de casa. 

El ser humano, en general, además de tener una enorme capacidad adaptativa tiene capacidad resiliente. La resiliencia es nuestra facultad de afrontar las situaciones dramáticas, de sobreponernos a ellas, de recuperarnos…

A mí me gusta usar un símil muy gráfico y decir que la resiliencia es nuestra capacidad de convertir la mierda en abono. Esto que está pasando es una mierda, pero puede fertilizar nuestra vida. Ojo, que esto no tiene que ver con “hacer algo productivo o creativo” tiene que ver con la vida y la propia biología humana, tiene que ver con que con toda probabilidad, podremos transformar esta catástrofe en una experiencia.

Tips para llevar mejor las emociones en época de crisis:

ESCUCHÉMONOS…

Un acto tan simple e importante como escuchar lo que estamos sintiendo nos ayuda a saber qué necesitamos.

DÉMONOS PERMISO…

Para estar en lo que estemos: alegres, tristes, enfadadas, con miedo, creativas, improductivas, con ganas de llorar, con ganas de reír… Recordemos que es nuestra primera pandemia y nos estamos adaptando tan bien como podemos.

MANTENGAMOS nuestra RED AFECTIVA

Sigamos en contacto con los nuestros y con lo que sucede en el exterior.

Pongamos ATENCIÓN en el PRESENTE

Fijémonos en el instante. Vayamos paso a paso, momento a momento.

RECUERDA

Que los profesionales estamos disponibles para acompañarte y ayudarte. Si alguna persona se siente presa del MIEDO o la ANSIEDAD puede consultar con un profesional cómo superar esta barrera.

Muchas gracias por todo Amanda, tus consejos son realmente útiles y necesarios para poder afrontar esta crisis. Ahora ya sólo nos queda saber cómo podemos contactar contigo.

A través de la web: www.psicologiaconswing.com

A través de Facebook: www.facebook.com/psicologiaconswing/

Y de instagram: www.instagram.com/psicologiaconswing