Junio ha llegado a su fin y las vacaciones de verano ya están aquí. Si eres de los que vas a disfrutar de tus vacaciones durante julio o agosto, recuerda que prepararte para hacerlo de una manera saludable es sencillo. De esta manera la vuelta al cole será más llevadera, ¿quieres saber cómo conseguirlo con los 7 tips de este mes? Sigue leyendo…

Muchas veces la emoción de saber que las merecidas vacaciones de verano están cerca nos lleva a abandonar de lleno la rutina saludable del día a día. Ha salido el sol, apetece estar en la calle, paseando, disfrutando de las agradables terrazas de una buena bebida fría y de una reunión con amigos, los afterwork son cada vez más frecuentes, empiezas a quitarte horas de sueño, dejas un poco de lado las pautas alimentarias que tan presentes has tenido en las últimas semanas… ¿Tampoco has logrado cumplir con la operación bikini que te habías propuesto y vas a tirar la toalla? Pues bien, piénsatelo antes de hacerlo, porque no es cuestión de ser tan exigente como al principio, puedes ser algo más flexible, pero sin perder el norte y esto te ayudará a disfrutar a lo grande del tiempo de ocio estival pero sintiéndote mucho mejor. Lo que también te llevará a que la vuelta al cole sea más llevadera.

RIÉTE Y DISFRUTA

Es bien sabido por todos que la risa tiene múltiples beneficios: nos ayuda a ser más felices, a liberar endorfinas, nos provoca emociones muy positivas y hasta alarga la vida. Además sólo necesitamos 26 músculos, frente a los 62 que usamos para enfadarnos. ¿Qué mas razones necesitas para sonreír?

 

RENUNCIA a malos hábitos

El tabaco, el alcohol, las bebidas azucaradas, la comida procesada, el sedentarismo… son muchos los factores que destruyen nuestro organismo. Estamos sometidos a miles de impactos diarios que pueden acarrearnos muchos problemas de salud, muchos de estos impactos son incontrolables y no está en nuestra mano poder evitarlos, pero otros muchos sí. Por eso debemos intentar introducir pequeños cambios en nuestras rutinas y lograremos mejorar nuestra calidad de vida notablemente. Esos cambios también son posibles en verano, quizá tengamos que ser un poco más flexibles, pero a la hora de tomar doble por ejemplo doble ración de helado, la última copa de vino o elegir entre el frito y el cocinado a la plancha, deberíamos pensarlo dos veces. También el verano es un buen momento para dejar de fumar y evitar las bebidas azucaradas, sustituyéndolas por agua fría con hielo y limón, o incluso agua sin gas y con sabores naturales. También debemos primar la ingesta de frutas y verduras frente a los alimentos más calóricos

 

REINVENTA ESPACIOS

A veces sucede que nos cansamos de la decoración de nuestra casa, el color de las paredes, las cortinas o incluso el resto de textiles no nos inspiran,  pero es cuestión de introducir pequeños cambios. Flores frescas, cambiar la distribución del mobiliario, unos cojines nuevos e incluso cambiar el color de una pared. No hace falta que tomemos grandes decisiones, muchas veces menos es más y podemos apoyarnos en esto para cumplir ese objetivo.

 

REDUCE tu estrés

Salir a correr, pilates, yoga o practicar cualquier otro deporte al aire libre nos ayudará a reducir el estrés y a liberar endorfinas, serotonina o dopamina, o lo que es lo mismo las hormonas de la felicidad. Por eso es muy recomendable mantenernos activos y evitar el sedentarismo. Pero ojo, hay que tener en cuenta una serie de consejos para no deshidratarnos principalmente, lleva siempre contigo agua, evita realizar estas actividades en las horas centrales del día y si sales bajo el sol, protege siempre tu piel y partes del cuerpo como la cabeza.

 

REÚNETE con tus amigos

Estar con amigos y gente que nos quiere siempre es una buena opción. El tiempo apremia y se agota por eso disfrutar de nuestro tiempo en compañía de los nuestros nos ayudará a ser más felices, sobre todo en vacaciones. En el trabajo pasamos la mayor parte de nuestro día, por eso también aquí es importante aprender a congeniar con los compañeros y que todo sea mucho más llevadero.

 

REDUCE tu consumo

El consumismo es uno de los mayores males de la humanidad, por eso debemos ser conscientes del daño que estamos causando cuando consumimos sin mesura productos, bienes o servicios. Ese sobreconsumo nos lleva a adquirir más y más cosas y dicho comportamiento tiene graves consecuencias para la salud del planeta y la nuestra. Quizá no podamos cambiar el consumo del mundo, pero lo que sí podemos hacer es cambiar nuestros hábitos en casa e inculcárselos a los nuestros. Esta actitud de respeto con el medio ambiente y los derechos humanos, como la protección de la biodiversidad serán muy útiles para esa lucha personal contra el cambio. Al igual que pequeñas gotitas de agua conforman un océano cuando se juntan, la unión de buenos comportamientos puede ayudarnos a conseguir ese cambio global.

 

REUTILIZA y recicla

En línea con lo anterior, podemos aludir en este punto a la regla de las 3R, esa que nos da la clave para intentar ser más responsables y respetuosos con el medio ambiente. Reduce, Recicla y Reutiliza… es algo que hemos escuchado millones de veces, e intentamos ponerlo en marcha para mejorar, pero casi nunca lo cumplimos como mantra diario. Es cierto que también nos lo ponen difícil, por ejemplo ahora queremos reducir el plástico, pero muchas veces no está en nuestra mano como consumidores, si los propios fabricantes y productores no lo frenan poco lograremos nosotros. Para poder de alguna manera paliar esto podemos optar por reducir ese consumo, como decíamos, pero también por reutilizar y reciclar cualquier cosa. Pensemos siempre dos veces antes de tomar decisiones y ahí tendremos la clave para que nuestro granito de arena, poco a poco, se convierta en montaña.

Toma nota de estos consejos y ponlos en práctica y verás como tu día a día mejora casi sin darte cuenta. 

Y ya sabes #REFRÉSCATE con Tongil de manera saludable