Dicen que nuestro rostro es el reflejo del alma, y que la primera impresión es la que cuenta. Yo soy más de profundizar y conocer a las personas, pero lo que está claro que lucir un cutis reluciente es el reflejo de un interior todavía más brillante. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? Sigue leyendo.

Me parecía interesante dedicar mis primeras palabras en el blog de Tongil a algo tan rutinario, pero importante, como es el “cuidado diario” de nuestra piel. Mis 21 años de experiencia como esteticista, y más concretamente como facialista, me han valido, entre otras cosas, para darme cuenta de que la rutina facial en casa, muchas veces se convierte en algo muy secundario y casi inexistente.

Siempre tendemos a cuidarnos como buenamente podemos, a veces con productos mejores o peores, más o menos naturales, pero casi siempre prestando poca atención a las necesidades reales de nuestra piel. A lo largo de mi carrera me he encontrado con casos muy dispares y algunos realmente preocupantes. Muchas veces no nos damos cuenta de que estamos cometiendo verdaderas aberraciones con lo que aplicamos sobre nuestro rostro o cuerpo.

¿Te comerías aquello que pones en tu piel? esta es una de las máximas bajo las que trabaja la Ayurveda. Medicina tradicional india, cada vez extendida, y que establece, entre otras muchas cosas, la importancia de los productos naturales, saludables, orgánicos y libres de químicos para nuestro cuidado diario.

crema-natural

Más adelante os hablaré de las diferencias entre una crema o un sérum, y qué aplicaciones tienen estos, y otros productos como los limpiadores o los tónicos. Hoy voy a daros varios tips muy sencillos para una rutina facial en el hogar sencilla, precisa y perfecta, ¿os sumáis a ella?

Rutina facial matutina

Casi siempre vamos con prisa, sin tiempo y a contrarreloj. Pero el comienzo del día es importantísimo para afrontar la jornada con energía y poder comernos el mundo.

  1. LIMPIAR LA PIEL. Ya sea dentro o fuera de la ducha, debemos limpiar nuestro cutis. La piel respira y suda de noche mientras descansamos. La suciedad y las toxinas que salen al exterior pueden quedar en la parte superficial, así como restos de la crema de noche.

2. TONIFICAR Y EXFOLIAR. Siempre con moderación y con los productos adecuados. Cada persona tiene un tipo de necesidades diferente. Lo mejor es ponerse en manos de un profesional que pueda asesorarnos sobre lo que necesitamos.

3. HIDRATAR. No podemos olvidarnos del paso más importante, la hidratación. Aquí contaremos con tres básicos, aplicaremos un buen contorno de ojos, un sérum y crema de día. No nos olvidemos tampoco de la protección solar. Si nuestra crema diaria no la lleva incorporada, deberemos incluirla. Yo siempre os voy a recomendar productos de cosmeceútica que son absolutamente puros y sin fragancias.

Rutina facial nocturna

Antes de irnos a la cama debemos hacerlo con la piel limpia y lista para descansar, respirar y oxigenarse.

1.LIMPIAR. Al igual que en la mañana hay que limpiar el rostro. Este paso es súper importante, durante el día nuestra piel está sometida a miles estímulos e impactos. La contaminación, la climatología… son agresiones externas que pueden perjudicarnos. Por la noche insistiremos más en la limpiezas porque si no eliminamos esa suciedad correctamente, el producto que apliquemos después será menos efectivo.

2.TONIFICAR. De nuevo volveremos a tonificar nuestra piel para ir equilibrándola.

3.HIDRATAR. El sérum de noche es crucial. Éste marcará la diferencia en cuanto a la anomalía que podamos tener en la piel, ya sea acné, arrugas, flacidez, poro dilatado, etc. Completaremos la hidratación con una crema de noche. Estas cremas normalmente son más densas que las de día, porque normalmente es cuando nutrimos la piel, ya que aplicamos lípidos, no sólo hidratación y protección.

Es muy importante saber que la crema de noche aunque nos nutra más la piel, no puede quedar con una película sobre ella, esto nos indicará que hemos aplicado una cantidad excesiva.  Además, quiero recordar que por la noche nunca aplicaremos contorno de ojos, ya que está demostrado que puede causar bolsas. Cualquier contorno lo pondremos siempre de día a no ser que en las recomendaciones del producto se indique lo contrario.

cremas-dia-noche

Estas dos rutinas, realizadas de manera diaria y continuada, nos harán notar la mejoría. No obstante, cada persona, cada piel, cada cutis… es diferente, por lo que siempre debemos empezar por un buen diagnóstico de la mano de profesionales. De esta manera sabremos exactamente las necesidades de nuestra piel y todo será más efectivo.

No dejes de cuidarte y si aún no has empezado a hacerlo NUNCA ES TARDE. Más vale prevenir lo que ahora no existe, que tener que tratar problemas complicados.

 

Y recuerda ¡#REVITALIZA tu piel!

Virginia Fernández

Virginia Fernández

Esteticista

www.zenplacebeauty.com